viernes, 12 de agosto de 2016

TREBALL, RENDIMENT i ASSOLIMENT - CREENCES DESADAPTATIVES I BACKGROUND CULTURAL



Aquest escrit es una resposta a algunes persones que com és lògic es resisteixen a creure, una cosa que observen i no els hi agrada: Com considerar perfectament just el fet de que un esportista treballi una vida i al final no assoleixi l’objectiu per que no ho fa prou en el decurs de potser un minut o dos que pot durar la competició.

Deixaré de banda qüestions laterals que s’afirmen falsament: Com ara que la competició no incentiva la cooperació; i d’altres clixés que sostenen que la competició suposa una sèrie de valors nocius per la formació dels joves.

I em centraré en el nucli del meu discurs sobre el concepte de “rendiment” i la seva relació amb d’altres conceptes com per exemple la “justícia”, que és sobre el que jo em pronunciava.

Sempre que exposo el meu discurs em trobo el mateix: La gent l’entén, perquè des d’un punt de vista intel·lectual és realment assequible. I no només això, la gent sap que és rigorosament cert que el rendiment no és la funció directe del treball, per resumir-ho molt. I ho sap perquè en la seva vida quotidiana i en la dels altres ho experimenta dia a dia. Però heus aci que aquesta idea no ens agrada!. I per què?. Doncs perquè entra en conflicte amb  algunes de les creences irracionals que hem après de ben petits en el nostre entorn social. No és cosa de la nostra família, és cosa de l’entorn socio-cultural en que naixem i ens desenvolupem.

A les societats amb una cultura de fonament cristià, que en general són totes les occidentals (tot i que amb les seves subtils diferències) hem adquirit una creença que ens diu: Que si ens esforcem, treballem bé i perseverem (accions que a més a més és sustenta que les mou el “desig”), llavors tard o aviat acabarem assolint allò que volem. El resum sintètic d’aquesta manera de pensar és la desafortunadíssima frase que resa: “Voler és poder”. Una proposició rigorosament falsa, perquè implica el raonament lògic de que la voluntat és el principi actiu de l’assoliment.

Els defensors d’aquesta proposició, sovint necessiten com és normal validar allò que han après des de ben petits i que, com ho fan les creences troncals que deia en Milton Rokeach, formen par de la seva (nostra) identitat. Per argumentar aquesta defensa diuen coses com ara: “si no vols és segur que no podràs...”. I és clar que si. Això és un parany lògic mitjançant el qual hom creu que les afirmacions certes són reversibles i segueixen essent certes. Però com ens ensenyaven, quan estudiàvem lògica aristotèl.lica al batxillerat: "Si A llavors B" és cert, això no implica que "si B llavors A" també ho sigui.

La més mínima observació una mica sistemàtica de la realitat i no diguem si ens dediquem a obtenir proves empíriques ens certifica que “voler” és una condició necessària però en cap cas suficient per “assolir”.  I més encarà, no existeix una relació paramètrica entre voler i assolir. De manera que tot i que voler és imprescindible, a partir d’aquí no assoleix més qui més vol?﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽r la rat  a dia i que la nostra rar-nos a nosaltres mateixos, al nostre ego o a la nostre identitat. I fem resist.

Però aquesta maleïda realitat xoca amb allò que ens han ensenyat i també amb allò que ens agrada sentir i que el corrent principal del pensament en la nostra societat ens diu constantment (la convenció social). Tot i que ens ho diu mitjançant fonts ben sospitoses com les pel·lícules, els anuncis i els missatges que tant polítics com psicòlegs positius, gurus, coaches i tota mena de “sacerdots de la societat de l’exit” ens engeguen a les oïdes... I nosaltres ens els creiem; i no pas perquè siguem imbècils, sinó perquè essencialment ens interessa creure per no enfrontar-nos a nosaltres mateixos, al nostre ego o a la nostre identitat.

I més encara, fem resistència a ”creure” allò que l’experiència ens mostra dia a dia i que la nostra raó ens confirma. Però a qui l’importa la cerca de la veritat guiada per la raó?; especialment si aquesta veritat pot resultar incòmode i hom ja té les seves pròpies idees. Benjamin Franklin va dir “tothom sap per experiència que els ésser humans no aprenen de l’experiència”.

I així estem. Creient en primer lloc que la Mireia Belmonte ha entrenat moltíssim i que és per això que ha guanyat una medalla.  I en segon lloc creient que és just que així sigui. I obviant la part de la realitat que no ens encaixa com per exemple, que potser no és la que més ha treballat (no ho sabrem mai); o que altres que també han treballat no ho han aconseguit...

Fem de la relació entre el treball (o voluntat) i l’assoliment un tema de justícia, per la senzilla raó que el cristianisme es sustenta bàsicament en una idea d’aquest tipus: Sigues bo, sigues pietós, sacrifica’t, treballa, esforçat... en aquest mon; i llavors espera i confia en que Deu et recompensarà a l’altre vida. El pal de paller del Cristianisme es precisament  “la fe”, que és creure de veritat quelcom passant per damunt de qualsevol indici contrari que la realitat ens mostri. És dir, la raó no compte.

D’acord, potser ho he expressat de manera banal, però aquesta és la idea que venem als nostres fills: “Si ets bo els reis et portaran coses”. Per cert tot amagant el fet que els reis són els pares. Ho fem per preservar la il·lusió dels nens. Precisament!. Per preservar la idea il·lusòria i irreal de que una mena de justícia superior que administra la moral proveirà que la bona conducta sigui recompensada amb regals i joguines. Però és mentirà, són els pares els qui la recompensen perquè volen (ja ho sabíeu oi que eren els pares?).

Si els pares no volguessin no la recompensarien la bona conducta; i fins i tot si volguessin podrien recompensar el desacatament i la conducta “gamberril” (crec que en algun cas ho deuen fer). Quedi clar que respecte a aquest exemple no estic proposant suprimir els Reis Mags ni el Tio, ni res d'això. Vagi per endavant que no tinc una proposta respecte a aquest tema. Malgrat en definitiva defensar la tradició sovint és defensar les creences irracionals i atàviques que no s’ajusten a la realitat.

La cosa és que amb aquest tipus de creences, després considerem injust que tot l’entrenament d’una vida s’hagi d’avaluar en una cursa de dos minuts escassos (n’hi ha de més curtes i tot). I després fent un salt brutal en el raonament moral ens atrevim a qualificar la competició com inadequada per la formació dels nens per aquest argument. En un exemple dels més clars de com partint d’una premissa falsa i essent prou coherent es pot arribar al més desastrós dels efectes. En aquest cas a ensenyar als nens que “no cal que s’adaptin a res, sempre que hagin treballat prou i prou bé”. Perquè, dit en llenguatge cristià, la Divina Providència ja actuarà. Bé, avui en dia la Divina Providència queda substituïda per la “justícia”. Una justícia que no es sap gaire qui administra, tot i que la nostra experiència ens ve a dir que el que administra aquesta justícia s’ho hauria de fer mirar. O com deia en Woody Allen: “si deu existeix més val que tingui una bona excusa”. Ja ho veieu potser nosaltres creiem que no som gens religiosos, tal vegada ateus o fins i tot agnòstics i anticlericals alguns ... però regim les nostres vides pels principis morals del Cristianisme (jueus, catòlics, i protestants de tota mena). I per cert, sense ànim d’abundar en disquisicions antropològiques, els musulmans igual o pitjor atès els seu fatalisme (tot està escrit, el destí i la voluntat d’Ala en seu cas).

Tinc experiència de molts anys treballant amb esportistes orientats a màxim rendiment i el problema principal que sempre ens trobem es que ningú escapa als valors i creences de la seva cultura que li fan creure que el treball ho és tot... (fins i tot he pogut treballar amb atletes àrabs palestins, alguna taekwondista israeliana i també pilots japonesos i algun tailandès...)

Ens ensenyen a treballar, segons en quin àmbit jo diria que a produir, però no ens ensenyen a rendir en el moment, perquè en el moment de rendir (el de la competició) si deu existeix o si la justícia existeix “serem proveïts”.

Així doncs, pel que fa concretament a la competició:

Primer error: En una competició No s’avalua una vida d’esforç, ni un mes, ni una setmana d’entrenament. En una cursa competitiva NO s’avalua cap entrenament fet. S’avalua qui és capaç de fer millor la cursa AQUÍ i ARA. I prou, això és tot.

Segon error: A ningú l’importa si la Belmonte ha treballat o no. Malgrat sigui evident que sense treball no es pot assolir, això és degut al fet que els altres a qui vols guanyar es preparen molt bé. Però si per ventura algú té un do, un talent que la natura li ha donat i amb una quantitat de treball sensiblement inferior és capaç de guanyar; la seva victòria és perfectament vàlida i igual de justa que qualsevol altre victòria. Perquè el mereixement de guanyar o no fer-ho està en relació al que faràs aquells dos minuts de cursa. No tota la teva vida anterior!.

Tercer error: Els esportistes ho saben, els entrenadors ho saben, els jutges ho saben, el públic ho sap, las premsa ho sap ... i no ho vol reconèixer perquè la idea no encaixa amb els seus estandars mentals culturals altrament dits “creences”.

Bé doncs quan el que no es capaç d’acceptar-ho és el públic, la família o la premsa que hi farem, mal sort!. Però quan el que no es capaç d’acceptar-ho és l’esportista està venut, perquè no entén realment del què va aquesta “festa” anomenada alt rendiment

L'alt rendiment, el mateix concepte rendiment de fet, no és una llibreta a termini amb interessos garantitzats a on cada dia ingresses un euro!... L’entrenament no s’acumula, no s’atesora com un bé material. L’entreno es fa per aconseguir una millor disponibilitat per rendir en el moment just de la competició (mitjançant un munt de mecanismes d’estimulació a nivell fisiològic que porten a un creixement i desenvolupament de l’organisme). Això no vol dir que aconsegueixis rendir. És així i punt. Són fets empírics.

I si algú entrena com un animal deu anys de la seva vida o més, per jugar-s’ho tot en una cursa de 10 segons o menys i perd això no és una injustícia, mai, en cap cas. Algú altre que potser havia entrenat o potser no, ha corregut més que ell.

El problema rau per començar en que “ningú s’ho juga tot” en una cursa. Ni que sigui el principal objectiu per a qual s'ha preparat una vida sencera. Si finalment té exit o bé fracassa, ni així pot considerar que s'ho juga “tot”. Perquè ha tingut una vida, que normalment ha escollit, sabent que no hi havia cap garantia de res. I si creia que hi havia una garantia és que ha volgut mantenir l’autoengany, per bé que el seu entorn i el mon en general l’hagin ajudat a mantenir-lo. O és que potser algú té comprat un sol segon de la seva vida?. La “seguretat” és un mite. Senzillament no existeix, però ara això ens portaria cap una altre derivada.

No aprofitem ara a més a més per desqualificar l’esport de competició. Ni tan sols com eina formativa per als joves, perquè psicòlegs i pedagogs han debatut el tema des de principis dels 80’s per arribar a la lògica conclusió de que la competició és formativa si s’ajuda a que l’enfocament que els nens en fan ho sigui. I si no ho fem així, com en tot, llavors no es formativa. I, atenció, una manera de fer que la competició no sigui formativa es fer creure als joves esportistes que perquè algú treballa molt llavors és just i obligatori que guanyi. El qual no és més que la versió maquillada i disfressada de dir-li al nano que “has de guanyar per collons, si o si”.


Així que ja veieu la paradoxa!... Fer creure als nens que el treball ho és tot, lluny de donar-los confiança, el que fa es que percebin l’amenaça de decebre unes il·lusions que es veuen obligats a satisfer. Justament perquè desitgen molt assolir la victòria i creuen mereixer-la pel molt que hi han treballat. De fet això condueix a que perdre no es vist com quelcom natural ni tant just com guanyar. Guanyar és quelcoom lògic que encaixa amb els meus desitjos i l'esforç que hi inverteixo; i en canvi perdre és una mena "d'anomalia del destí".

I després li donem a la culpa a l'activitat física competitiva de que els nens experimentin pressió per rendir i estrés; i fem acusacions com que la competició no afavoreix la cooperació, etc...

ACONSEGUIR UNA MEDALLA OLÍMPICA NO ÉS QÜESTIÓ DE JUSTÍCIA


Ara que la Belmonte ha aconseguit el seu cobejat or olímpic tothom es llençarà a glosar l’heroïcitat de la gesta carregant les tintes èpiques. I en fer-ho molts diran que la Mireia s'ho mereixia després dels anys d'esforç duríssim i diari a la piscina, etc... Però si podem pensar que la Belmonte es mereix l'or, no és pel fet que hagi treballat molt per assolir-ho, sinó pel fet que va saber fer just el necessari a l'instant precís. En definitiva per saber competir bé.

La JUSTICIA no té res a veure amb la competició ni amb l'assoliment d'objectius. Que quelcom sigui just vol dir que algú es mereix que li passi alguna cosa, en aquest cas una cosa positiva com assolir un objectiu. Però ningú mereix assolir un objectiu més que un altre abans de que la competició tingui lloc, per molt que hagi treballat o desitjat assolir-ho.

En primer lloc desitjar-ho, ho desitja tothom, això és fàcil. En segon lloc treballar molt durant molts anys i molt durament no és cap argument perquè algú hagi d'assolir o es mereixi assolir un objectiu. Treballar durament és imprescindible per la senzilla raó que tots els altres ho fan; de manera que si vols guanyar als altres, ja es sap el que toca.

Finalment si la Mireia o qui sigui guanya una cursa és perquè ha fet el necessari de la manera necessària a l'instant en que ho havia de fer, de forma tal que, el què si que podríem dir és: el que guanya una competició sempre, sempre, sempre és qui mereixia guanyar-la, tal com ho demostra el fet d'haver-la guanyat (per suposat amb l'excepció que assoleixi la victòria fent unes trampes increïbles).

Però seguim sense entendre res i seguim lloant els durs anys de treball del que guanya. Es que potser es pretén que el que queda segon o tercer no ha treballat, tal vegada més i millor que el que guanya?. O és pretén que els que queden fora del podi no han treballat prou?... De cap manera. Rendir és controlar el moment, aquí i ara amb els teus recursos. Que per adquirir els recursos calgui molta feina és una cosa diferent. I la nostra societat es segueix confonent el treball amb el rendiment, pensant que el rendiment és una funció directa del treball. No ho és!.

Per això ensenyem els nens el valor del treball i ni els hi parlem de controlar el moment i adaptar-s'hi adequadament. No els hi parlem del fet que fins i tot treballant sovint no s'aconsegueix l'objectiu, a vegades perquè no es controla l'instant de rendir, a vegades perquè hi han coses fora del nostre control que ens superen (com els contrincants en una cursa). Això no ho ensenyem perquè és un tabú moral. És l'herència del determinisme cartesià i d'una cultura cristiana que col·loca la font del premi i el càstig en un ens superior que jutja el mereixement en funció de l'esforç i el treball. "Guanyaràs el pa amb el suor del front", de manera que un increment en la quantitat de suor ha de comportar necessàriament un increment en la quantitat de pa guanyat. Però el mon NO funciona així i ho sabem oi?. Només cal posar les notícies a la TV un dia qualsevol. Llavors ...

sábado, 22 de octubre de 2011

SI TE LEVANTAS MUY TEMPRANO, MUY TEMPRANO... LO UNICO QUE SUCEDE ES QUE TE LEVANTAS TEMPRANO


Todo sucede en un instante. No controlas ese instante y pierdes tu oportunidad. Eso es la esencia del rendimiento.
Quizás estabas demasiado nervioso, quizás no habías previsto con suficiente precisión lo que tenías que hacer, quizás no pusiste tu cuerpo a punto para ese instante … Sea como sea, las largas horas de esfuerzo, el tesón y la dedicación, la voluntad por conseguir habrán sido en vano, por que no has controlado ese instante.
¿Completamente en vano?. No, completamente no. Si de ese intento fallido somos capaces de extraer conclusiones verdaderamente útiles para el futuro; si somos verdaderamente capaces de aprender de nosotros mismos, de cómo actuamos y de las consecuencias de nuestras acciones, entonces el intento no habrá sido completamente en vano. Por que, aún fallando, eso nos hace mejores.
Y por cierto, ¿acaso no podemos aprender de nosotros mismos en la misma medida cuando tenemos éxito?. Entonces todo parece indicar que lo que nos permite aprender verdaderamente es el propio hecho de intentar. Lo de verdad importante es lo que sucede en ese instante. Un instante que, en algunos deportes, tarda apenas unos minutos y en otros días enteros. El instante de la acción.
¿Injusto?. ¿Por qué?. ¿Por qué desde nuestra más tierna infancia nos han explicado que con trabajo, con esfuerzo, con voluntad y sacrifico no hay nada que no se pueda conseguir?. ¡Falso!.
Esos valores magníficos nos convierten en arduos trabajadores y eso es una condición indispensable para el rendimiento. ¡Pero levantarse muy temprano, pero que muy temprano, muy temprano, para trabajar con ahínco no es la clave del rendimiento!. Como psicólogos del deporte, hemos visto suficientes personas que trabajando arduamente y aún perseverando en el esfuerzo no han logrado sus metas. Pero, ¿no es eso algo, que todos vemos a diario sin necesidad de ser psicólogos?.
¿Qué hacer entonces?. Pues indudablemente trabajar duro y si fuera necesario levantarse muy temprano, pero sin depositar nuestros anhelos en ello, como si fuéramos niños que anhelan que los reyes magos les traigan sus juguetes tal como se merecen.
Por que somos conscientes que al final nos jugaremos el logro de nuestros objetivos en un instante. Y somos valientes y nos preparamos para afrontar ese instante, no sólo sabiendo, si no aceptando plenamente que la posibilidad de fallar en ese instante existe. Y aceptando sin reservas que ni un millón de horas de trabajo nos hacen más merecedores del éxito que los demás; no importa que los demás hayan trabajado más o menos que nosotros.
Los psicólogos que se dedican al rendimiento deportivo suelen proponer aspectos para ser cada vez mejores en controlar ese instante. El instante de la verdad.
Podemos aprender a entrenar más inteligentemente, en previsión de ese instante. Podemos aprender a ver las situaciones de distinta manera, como retos o amenazas y controlar mejor nuestras emociones. También podemos aumentar nuestra capacidad de proceder ordenadamente para abordar ese instante. Podemos desarrollar formas para tener mayor control de nuestro cuerpo e incluso aprender a manejar nuestra concentración con mayor eficacia, …
Y aún con todo ello,… ¡Podemos fallar!. Aceptémoslo y seremos libres para enfrentarnos al instante, libres para rendir. Neguémonos esa verdad incómoda y el miedo a fallar nos atenazará.
No caben más mitos ni más valores sobrevalorados, que frecuentemente nos han sido vendidos como claves inmutables del éxito…
¡Todo sucede en un instante!.

miércoles, 9 de marzo de 2011

TIMOTEO... EL PRIMER PSICOLOGO DEL DEPORTE DE LA ANIMACION (1941)


... Pero sea cual sea la fuente a la que el deportista acuda desesperadamente para conseguir esa “confianza instantánea”: psicólogos, médicos, programas de entrenamiento, barritas energéticas, modelos de neumáticos, tipos de raqueta, nuevos pies de gato, etc. es indiscutible que nada de eso funciona en la dirección deseada. Más aún, la incorporación de esos elementos, aún cuando es cierto que suponen una mejora objetiva en los medios que el deportista emplea; al final lo que suelen provocar es un aumento de la presión que el deportista experimenta para rendir.

En resumen, el deportista busca soluciones rápidas a su falta de confianza incorporando algún elemento externo a su persona. Pero a continuación el deportista siente mucho más amenazada su autoestima, por que si disponiendo de esa nueva raqueta, o de ese nuevo material o sistema, al final no logra sus objetivos, entonces su percepción de fracaso será mucho mayor.

Esto me recuerda a la historia de “Dumbo”, el film de animación clásico que produjo el célebre Walt Disney en 1941. Una película pasada de moda sin duda, pero que suelo contar a algunos deportistas. Muy brevemente, Dumbo era un elefante que tenía la orejas tan grandes que agitándolas podía volar. Volar era algo natural para él. Pero si no recuerdo mal, en algún momento de la trama Dumbo tiene un encuentro con un grupo de cuervos, que extrañados se ríen del hecho que un elefante vuele. Los cuervos, que son pájaros conocedores del fenómeno del vuelo, convencen a Dumbo que los elefantes efectivamente no pueden volar. De esta manera Dumbo pierde la confianza en su capacidad de volar. Más adelante en la película Dumbo se encuentra con Timoteo un ratón que vive en el circo; y que talmente actua como una especie de psicólogo deportivo. Timoteo le hace creer a Dumbo que si sostiene una pluma de pájaro con el extremo de su trompa, podrá volver a volar. Timoteo, usando una lógica de autoengaño, y con una estrategia y una oratoria digna del más agresivo especialista en terapia breve, consigue que Dumbo desplace la confianza desde sí mismo hasta la pluma. Eso es fácil porque Dumbo apenas confía en sí mismo para volar, de manera que confiar en la pluma es una alternativa clara. En este punto Dumbo agarrando fuertemente la pluma con su trompa empieza a agitar sus orejas, tal como siempre lo había hecho, consiguiendo de esta manera volver a volar. Dumbo recupera su capacidad de volar, pero no su confianza. Por ello ahora su vuelo no es fluido, ni natural, porque está demasiado pendiente de sostener la pluma con su trompa.

Es muy interesante constatar que al trabajar con deportistas con el síndrome de Dumbo, la “plumas” pueden llegar a hacer que las cosas cambien un poco. Es decir que el deportista esté dispuesto a intentar actuar de nuevo. Pero de ahí a conseguir la acción refinada y oportuna necesaria para el rendimiento hay un trecho muy grande. Por eso este tipo de intervenciones terapéuticas con “plumas”, basadas en el autoengaño (Dumbo se engaña a sí mismo respecto al poder de la

pluma), están más orientadas a encontrar soluciones de mínimos, en el campo de la psicología clínica. Como cuando una persona obsesionada no se atreve a salir a la calle por que cree que le caerá un rayo o algo así. Sin embargo, en el ámbito del rendimiento deportivo ese tipo de soluciones difícilmente nos permiten reintegrar al deportista a una línea de alto rendimiento, caracterizada por la “búsqueda permanente del más difícil todavía”.

Por cierto, nuestro ratón psicólogo deportivo logra que efectivamente Dumbo intente reiniciar sus vuelos, gracias a su confianza ciega en la pluma. Pero si no recuerdo mal, para que Dumbo termine por recuperar auténticamente su confianza es necesaria una situación límite, donde la motivación de Dumbo le permitirá afrontar el riesgo de no lograr mantenerse en el aire sin la pluma. Veamos como se produce eso: Dumbo se halla volando con su pluma en plena “misión de combate” para defender a su madre y otros elefantes de los maltratos que le inflingen los cuidadores del circo. Y es entonces, en pleno vuelo, cuando pierde la pluma. El pánico se apodera de él e incapaz de mover sus enormes orejas sin la pluma empieza a desplomarse sobre el suelo. Y es en esta situación cuando se suman motivaciones y compromisos (evitar a toda costa estrellarse contra el suelo y seguir defendiendo a su madre). Así en plena caída, intenta de nuevo mover las orejas. Lo hace por que las circunstancias le obligan. No tiene otro remedio. Se trata de hacerlo o caer con toda seguridad. Al agitar de nuevo sus orejas Dumbo vuelve volar, pero no sólo eso; recupera su confianza. Es entonces, al final de la película, cuando el genio de Walt Disney nos muestra, no a un elefante que vuela, si no a un elefante de alto rendimiento que se comporta como un caza de combate, haciendo acrobacias en el aire y ametrallando con cacahuetes a los malvados de la película.

Para nuestros deportistas la moraleja debería ser clara: Se puede llegar a perder la confianza, pero en tal caso habrá que reconstruirla mediante el conocimiento y el intento efectivo de actuar, aún a riesgo de fallar. Pero jamás la recuperarán por medios mágicos e instantáneos, rápidos o sobrenaturales





martes, 23 de noviembre de 2010

L'ASSOCIACIÓ CATALANA DE PSICOLOGIA DE L'ESPORT PROMOCIONA POR ERROR EL INTRUSISMO DEL "COACHING"


La Associació Catalana de Psicologia de l’Esport (ACPE) va a celebrar sus jornadas anuales de nuevo. Y este año incluye una mesa redonda de debate alrededor del “coaching”.

No hay duda que esto ha sido un error brutal de marketing por parte de una asociación que debería velar por los intereses de la aplicación de la psicología a un àmbito concreto; en este caso el deporte.

Probablemente con la mejor de las intenciones, la dirección de la ACPE se ha propuesto debatir de manera crítica aspectos diferenciadores y similitudes entre el “coaching” y la psicología.

Entiendo que eso se ha debido a una necesidad por parte de la ACPE de buscar un gancho atractivo para el público, por lo cual ha juzgado que el “coaching” era un concepto de moda (como efectivamente es) entre el público, que en general es susceptible de utilizar los servicios de la psicología aplicada. Pero con esta idea lo que la ACPE a hecho es validar la existencia del “coaching”; dándole carta de naturaleza y haciendo un reconocimiento implícito pero público del “coaching” como disciplina.

¡Y el “coaching” no es ninguna disciplina!. Si no solamente un producto de impacto que ha sido inventado para que algunas personas del todo ignorantes, tanto de los principios como de los aspectos metodológicos y deontológicos de la psicología, puedan actuar como psicólogos sin ser psicólogos. Ni más ni menos.

A todo ello se suma el agravante de que el “coaching” pretende determinar cuales tienen que ser, y cuales no, las competencias de la psicología. Aspirando con ello a considerar el “coaching” como una disciplina diferente de la psicología.

¡Pero no es así!. El “coaching” no es otra cosa que psicología. Sólo es psicología.

El “coaching” se define como un tipo de intervención en psicología que busca la mejora personal; o como dicen los anglosajones el “improvement” o el “enhancing”. Cuando la intervención psicològica está dirigida a cuestiones por ejemplo del estilo: Tener una comunicación más efectiva o más adaptada a las circunstancias; mejorar la confianza en la toma de decisiones estratègicas; optimizar la focalización de la atención para llevar a cabo treas concretas, etc... Es en esos casos cuando la finalidad es de tipo “coaching”.

En cambio cuando la intervención en psicología busca la solución de problemas, frecuentemente relacionados con un concepto general de salud; entonces se considera que el esquema de intervención sigue una finalidad del tipo denominado “problem solving”. Dentro de este espectro de aplicación de la psicología se halla encuadrada la intervención de tipo clínico dirigido al tratamiento de patologías mentales.

Más allà de esto trabajar con un modelo de intervención orientado al “coaching” no supone la utilización de ninguna metodología concreta. Pudiendo utilizarse procedimientos de trabajo más o menos directivos. La utilización del diálogo socràtico o de la lògica estratégica no es ningún patrimonio del “coaching”, si no formas de trabajo que los psicologos vienen utilizando desde tiempos inmemoriales. Y la utilización de paradigmas procedentes de la psicología conductual y cognitiva no están reñidos en absoluto con el hecho de trabajar con finalidad de “coaching”.

Pero la pretensión de quienes presentan el “coaching” como una disciplina, muy frecuentemente personas no tituladas con el preceptivo grado en psicología, es atribuirse como propia todas las parcelas de aplicación de lo que podríamos llamar la “psicología de la normalidad”. Reduciendo el campo de la psicología a un ámbito de intervención paramédica de tipo clínico, orientado a los trastornos mentales. Es decir, pretenden reducir el campo de aplicación de una ciencia básica, mucho más añeja en su fundamentación científica y en su presencia universitaria a un aspecto limitado del “problem solving”, la clínica.

Para fundamentar semejante atentado a la razón y al conocimiento los defensores del “coaching” esgrimen el triste argumento de que: “La formación de los psicólogos es eminentemente de tipo clínico y paramèdico”. Obvia decir que esta afirmación es rotundamente falsa puesto que en todas las facultades de psicología existen cátedras específicas de psicología aplicada a las organizaciones y a la empresa, a la educación, al entorno escolar específico, a la ergonomía industrial, a la psicología judicial, a la psicología del deporte, etc… además de cátedras especializadas en el área básica, la psicología experimental, la psicología fisiológica y en diferentes ramas de la metodología: psicometría, estadística aplicada a la investigación, etc… De manera que resulta bastante obvio que la formación en ámbito clínico del psicólogo no sólo no és la única posible, si no que en muchos casos incluso es francamente minoritaria.

¡Y los aladides del “coaching” pretenden que a toda esta suerte de campos de aplicación les corresponde ser intervenidos por ellos, en atención a su “formación” y “orientación”!. Es obvio de todo punto que el “coach” titulado específicamente como tal adolece de una falta de conocimiento, no sólo de lo que realmente es la psicología y el rol social que desempeña el psicólogo; si no de lo que realmente es el “coaching” en tanto que modelo de intervención. La ignorancia genera un atrevimiento indecible que pide a gritos la acción legal por intrusismo de la Federación de Colegios Profesionales de Psicólogos de España (y del Col.legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya en el caso que aquí nos ocupa).

Muy pronto tendrà lugar la mesa de debate de la ACPE. En la que dicha asociación ha puesto a discutir cara a cara y en pie de igualdad a defensores del “coaching” que buscan la oportunidad del mercado de los “consejeros del alma”; con personas que si están académicamente tituladas en psicología e investidas de la necesaria experiencia profesional, tal como lo somos nosotros.

Un error gravísimo de planteamiento que sólo es explicable o por una visión naïve, inocente y bien intencionada; o por un interès inconfesable por parte de los miembros de la junta de la ACPE. ¡Prefiero asumir el primer supuesto!.

Me consta que la junta de la ACPE buscaba este año psicólogos mediáticos y formas de impacto sobre el público. Y con esta filosofía de la búsqueda del proselitismo ha caido en la trampa de hacerle una magnifica promoción al “coaching”.

Un psicólogo lanzado a vender sus productos y su imagen para alcanzar la notoriedad pública es algo sumamente reprobable por que en su búsqueda de la visibilidad y del impacto se vera obligatoriamente abocado a la simplificación de sus argumentos, faltando a la verdad (siempre compleja y llena de matices). De tal manera que se verá abocado al proselitismo de la peor especie. Lá máxima del psicólogo debería ser como la que en alguna ocasión ha mencionado el fiscal jefe del tribunal Superior de Justicia de Catalunya, Sr. José María Mena: “… ¡Si no se no puedo hablar y si se no debo hablar!”.

De manera que sugeriría a la junta directiva de la ACPE que incitaran a los profesionales a trabajar con seriedad y rigor en lugar de a promocionarse; y a esperar que fuesen los años quienes les otorgaran la credibilidad y quizás la fama, o quizás no.

Sea como sea, hace muchos años deje de pertencer a esta asociación. Y si alguna vez me había cuestionado la conveniencia de su existencia, ahora se me ha confirmado que no es necesaria. Por que con esta acción en pro de la visibilidad del “coaching” se ha perjudicado seriamente el ejercicio de la profesión del psicólogo; y más concretamente en el ámbito de aplicación al deporte.

No les quepa duda a los responsables de la ACPE, que los abanderados del intrusismo que representa el “coaching”, en tanto que supuesta disciplina, utilizarán estás jornadas y esta mesa de debate como argumento en su favor. Ahora podrán esgrimir que fueron reconocidos por la Associació Catalana de Psicologia de l’Esport, decana de las de su tipo en toda España.

Otro argumento para el marketing imparable de “coaches”, personas con titulaciones diversas que pretenden desposeer a la psicologia de los ámbitos laborales que le son propios. ¡Y que resulta que són todos!, por que la psicología es una ciencia bàsica y sus principios se aplican a toda la actividad humana (y animal).

jueves, 15 de abril de 2010

DEFINICION DE COACHING... AVISO PARA NAVEGANTES


"El "coaching", es un término tomado del ámbito deportivo que hace referencia a la actividad, en la cual un experto guia al atleta, en el caso del deporte, a expresar su mejor talento haciéndole superar bloqueos emocionales, dificultades de aprendizaje, temores o simplemente enseñándole técnicas evolucionadas". (Giorgio Nardone en "Coaching Estratègico". Herder: Barcelona, 2008).


Es decir: "El coaching no es más que una forma de aplicación de la psicologia que se define por sus objetivos, no por sus mètodos".

jueves, 12 de febrero de 2009

"COACHING" Y FILOSOFIA PRACTICA DOS MANERAS FASCINANTES DE HACER PSICOLOGIA SIN SER PSICOLOGO. Dos casos de intrusismo a las claras

Artículo publicado en el apartado de diálogo del Liceu Psicològic, dirigido por Josep Roca.http://www.liceupsicologic.org/

"LA PSICOLOGIA FUENTE INCESANTE DE INSPIRACION PARA AQUELLOS QUE QUIERAN GANARSE LA VIDA CON LAS PREOCUPACIONES DE LOS DEMAS".

El asesor personal tiene un rol profesional que muchas personas de diversa formación aspiran a retener. Sin embargo, la comprensión que estas personas tienen de la psicología, acostumbra a estar sesgada en función de sus intereses, que como tales pueden ser legítimos, pero quedando muy lejos del objeto de estudio de la psicología.

Las pretensiones explicativas, que cualquier ciencia debe tener, respecto a los aspectos funcionales de la realidad que le son propios, quedan en la psicología lamentablemente cada vez más lejos de la aplicación. Así algunas personas creen que la prioridad de aplicación de la psicología es exclusivamente la resolución de problemas.

De este modo, estas personas pueden asignarse un terreno de intervención alejado del "problem solving", mientras practican un triple juego poco limpio con la psicología:

  1.  Por un lado utilizan toda clase de elementos del conocimiento que son  propios de la psicología.
  2.  Por otro lado niegan estar haciendo psicología aplicada.
  3. Finalmente, pretenden restringir el papel de intervención de la ciencia psicológica a la casuística patológica y a los procesos implicados en la misma.

El “coaching” i la “filosofía práctica” son un par de ejemplos de pretendidas disciplinas a las que se suscriben una nueva estirpe de consejeros del alma.

 

ENTRENADORES PARA CASI TODO

Desde mi punto de vista la explosión del “coaching” fuera del ámbito deportivo tiene cierta similitud con la expansión que experimentó la psicología del deporte en España, en el transcurso de los años inmediatamente previos a 1992. La proximidad de unos Juegos Olímpicos focalizó muchas inversiones en el deporte. Al mismo tiempo, el propio deporte adquirió, como concepto, un valor, que incluso podríamos considerar exagerado si lo comparamos con la atención social que tradicionalmente había recibido. De hecho, al transcurrir los años, cabe considerar si aquel auge de la psicología del deporte, no fue en realidad más que un aumento en la oferta de psicólogos que pretendían dedicarse al campo del deporte. Siendo justos y rigurosos, los Juegos de Barcelona’92 comportaron la creación de estructuras organizativas a diferentes niveles que, al fin y al cabo permitieron un aumento en la implantación de ciertos profesionales en el ámbito deportivo; y entre estos por supuesto, los psicólogos.

Así mismo muchas de las personas, que en aquel momento vieron la oportunidad de progresar personalmente y profesionalmente en la práctica de la psicología, cayeron en la trampa de pretender dar satisfacción a la demanda del mercado; la cual era entonces como ahora, lograr el éxito deportivo.

Como resulta obvio, el psicólogo en su papel de formador, ya sea como consultor, asesor o entrenador, nunca puede implicarse directamente en el logro de un objetivo de resultado. La razón, también obvia, es que la obtención de un resultado en cualquier ámbito del rendimiento humano depende de una multiplicidad de factores de índole muy distinta, algunos de los cuales el psicólogo no controla o incluso desconoce.

Con el paso del tiempo, las inversiones en el mundo del deporte se retrajeron y la utilidad del psicólogo del deporte empezó a ser considerada con mayor realismo. El psicólogo no era la solución directa a los problemas de falta de rendimiento. Además, muchos profesionales con experiencia, provinentes de otras ramas de la psicología no consiguieron penetrar en el lenguaje y en la forma de entender la realidad de aquellos que son los protagonistas en ese mundo: Los deportistas y los entrenadores.

Hoy en día, como siempre, la psicología como ciencia busca nuevos campos de desarrollo; pero como actividad profesional lo que busca son nuevos mercados hacia donde expandirse. La expansión en dirección al mundo de la empresa no es nueva. Los climas laborales, los procesos de selección de personal y de “head hunting” y, en definitiva, la gestión de los recursos humanos, son tópicos de la psicología aplicada al trabajo y a las organizaciones empresariales.

Aún así, después que los psicólogos accedieran a las empresas como proveedores de servicios de gestión, ha aparecido la tendencia a llegar hasta el nivel personal de los propios empresarios, administradores y cargos con decisión ejecutiva. Ofrecer servicios de asesoramiento psicológico personal sobre este nuevo tipo de público diana reclamaba, por parte de los psicólogos, una operación de marketing adecuada. Una operación que permitiera maquillar la imagen de la psicología de sus estigmas populares en relación a la salud mental.

Para el cliente individual la imagen de la psicología sigue estando vinculada a la psicopatología y a los trastornos mentales de algún tipo. Ir al psicólogo, en general, no es una nota de prestigio social, tal como aparece en algunas películas. Al contrario, ir al psicólogo continua  suponiendo un prejuicio en el sentido de no ser suficientemente capaz de resolver los propios problemas. ¡Sin embargo ir al “coach”, eso ya es otra cosa!.

El “coach” personal es un asesor enfocado hacia la optimización de aspectos relacionados con la productividad y el rendimiento personal, como por ejemplo, la toma de decisiones y el manejo del estrés derivado de las situaciones laborales. Así, acudir a un “coach” no sólo puede ser algo socialmente más aceptable, si no que puede ser muy recomendable; ¡y quien sabe si incluso un gasto justificable con cargo al presupuesto de la empresa destinado a formación!.

En cierto modo, los psicólogos como profesionales hemos dado otro paso. Ahora algunas personas con cierta relevancia social e influencia, por motivo de los cargos que ostentan, ya “reconocen” que tener problemas es algo normal; e incluso lo es el no saber como afrontarlos todos sin ayuda o formación específica. Es la psicología de la normalidad, la cual por cierto, siempre ha existido.

Observemos otro detalle alrededor del estigma “paramédico” o “parapsiquiátrico” de la psicología. ¿Es que acaso el psicoterapeuta clínico no actúa como un coach con sus pacientes?. Que yo sepa, los psicoterapeutas no proporcionan a sus pacientes principios activos para el cambio de sus conductas que estén desvinculados de las decisiones conscientes del propio paciente. ¿Cómo se puede “administrar” un principio activo psicoterapéutico sin contar con la colaboración del paciente?. Los únicos principios activos que se proporcionan a los pacientes psicopatológicos, capaces de operar cambios sin contar con la decisión consciente de los pacientes, son los psicofármacos; y como es bien sabido, los que los proporcionan son los médicos, preferentemente especializados en psiquiatría.

Así puestos, los psicoterapeutas, al fin y al cabo no hacen si no entrenar a sus pacientes en la adquisición o modificación de los recursos, ya sean de tipo evaluativo o de afrontamiento, de las situaciones conflictivas.

Pero volvamos a la empresa. El “coaching” no es más que psicología aplicada a una demanda más o menos estructurada, que no es poco. La esencia, los fundamentos y los paradigmas funcionales que utiliza son los de la psicología; y la apariencia específica de sus procedimientos sólo viene dada por un par de aspectos, los cuales, eso si, son importantes para conseguir la penetración en el mercado, aunque a la postre irrelevantes para su comprensión como disciplina:

·      La adaptación del lenguaje al cliente potencial. Un lenguaje muy nutrido de conceptos provinentes de la economía, el marketing, la publicidad, las relaciones laborales, el derecho, etc…

·      La “pretendida” adaptación de los procedimientos de trabajo y de los niveles de intervención en función de las posibilidades del cliente y el tipo de demanda.

Así mismo, el “coaching” como, digamos “movimiento profesional” ha tenido especial cuidado en no prometer resultados como producto de su intervención, en términos de por ejemplo, productividad empresarial. Un error que, como ya se ha comentado, si cometieron algunos psicólogos del deporte hará unos diecisiete años. El “coaching” vende los beneficios del “crecimiento personal” y por ello propone un modelo de intervención aparentemente no directivo, basado en el diálogo socrático y en el autodescubrimiento inducido por el coach. Es decir, formas de trabajo tan antiguas como el Partenon y mil veces utilizadas por psicólogos dedicados a todos los ámbitos de aplicación de la psicología posibles, desde el deporte a la clínica.

Todo ello ofrece un aspecto bastante curioso, dado el contraste entre la profusión de términos empresariales y de anglicismos asociados al mundo de la economía y la empresa, chocando con mensajes propios de la reestructuración cognitiva de creencias desadaptativas y con metáforas de la lógica estratégica. Es como vender procedimientos de trabajo sin plazos ni objetivos operativos en mitad del huracán de la demanda permanente de resultados del mercado. De hecho, con perdón por la caricatura, me parece estar viendo a Sócrates deambulando con su túnica hecha harapos, asesorando a los inversores de Wall Street.

Lo que yo me pregunto es: Si lo que se está vendiendo en definitiva es psicología, tanto del ámbito educativo como de la salud; ¿por qué no se presenta con la firme intención de “hacer” psicología?. ¿Por qué no se presenta bajo formas de trabajo, que aunque estén más o menos adaptadas al entorno, acontecen de forma clara y directa desde los principios básicos de la psicología?. Quizás así, de paso, podríamos llamar a las cosas por su nombre, o al menos por un nombre que resulte inteligible. Por ejemplo, llamar “objetivos” a los objetivos y “estrés al estrés”, utilizando conceptos amplios y de la comprensión general de casi todo el mundo, como “afrontamiento”, “concentración”, “creencias”, “cohesión de equipo”, etc…

La psicología ha tenido una historia fulgurante, si la comparamos con la mayoría de disciplinas científicas, pero su consolidación como ciencia básica aún no es entendida por muchos sectores científicos. Simplificando enormemente la cuestión, esto es debido a que cada nueva escuela de psicología, casi cada psicólogo, ha pretendido reinventar un nuevo lenguaje adecuado a un nuevo modelo explicativo de la conducta global de los individuos, o al menos de parte de ésta. Por ejemplo, sólo hay que ver como se define diferenciadamente aquello que llamamos “motivación”, “compromiso”, “pulsión”, “drive”, etc… Una lista de casi sinónimos que frecuentemente adquieren un sentido figurado dentro de un modelo explicativo de la realidad. Un fenómeno especialmente propio de las tendencias cognitivas y mentalistas que acaba provocando que la realidad sea sustituida por la metáfora del modelo que pretende explicarla. Una suerte de perversión del lenguaje que nos acaba remitiendo a una comprensión sobrenatural de la realidad; tendiendo a crear más mitos antes que conocimiento científicamente válido.

Claro que, cuando de lo que se trata no es dar lugar a conocimiento científicamente válido, si no dar lugar a productos que se adapten al mercado (cosa que hay que decir que es perfectamente legítima) entonces no hace falta si no inventar conceptos, estructuras y juegos de artificio que nos confieran una apariencia de especificidad, de novedad y de valor añadido al producto. ¿Cómo, si no, se podrían vender con sello de exclusividad obviedades como las siguientes?: …Un equipo es una creación consciente de personas comprometidas con una meta específica…”.

¡Evidentemente que lo es!. Pero quizás deberíamos preguntarnos si esta es la mejor manera de definirlo. ¿Qué significa que es una creación?. ¿No sería, más bien una estructura o una forma básica de organización humana?. ¿Por qué se fundamenta la existencia del equipo en el hecho de que sea consciente?. ¿Pueden diferentes personas actuar como equipo sin tener conciencia de tal equipo?. Quisiera advertir que, aunque la toma de conciencia es un elemento clave entre los principios activos de la intervención psicológica, desde un punto de vista de manejo de contingencias (o si se quiere más conductista), lo que se pretende normalmente es que la conducta sea la “propia de un equipo”. Y para ello no es necesario justificar la necesidad de “construir conscientemente” este tipo de organización. Así lo hacen, por ejemplo, los grandes entrenadores de equipos deportivos. Su gente es un equipo por que funciona con arreglo a los estandars de un equipo; no por el hecho de que se consideren a sí mismos un equipo. De hecho, ni que decir tiene que son muchos los grupos que “se consideran conscientemente un equipo” aunque su actuación queda muy lejos de ser la propia de un equipo.

Pero claro, resulta mucho más encantador el lenguaje turbio de las “creaciones conscientes” y otras figuras retóricas que permiten un halo de ambigüedad y; ¿por qué no?, de mística. Muy adecuado, si lo que vendemos es precisamente “el encanto” de los conceptos, de la misma manera como lo hace un spot televisivo de colonia.

De todos modos, personalmente, no tendría ningún inconveniente en que se hicieran las cosas de este modo, si no fuera por el pequeño detalle de que lo que se está vendiendo, o es psicología pura y dura bajo otro nombre, o es “algo” que pretende relevar a la psicología de parte de su rol social y de su lugar en el mercado laboral. Y lo que es más grave, pretende hacerlo sin el más mínimo indicio de rigor ni consideración hacia la posición del conocimiento científicamente validado.

Como es lógico, para hacer algo así, conviene desmarcarse de la imagen de la psicología; y muy especialmente de la cuotas éticas a las que está sujeta la ciencia. Para hacer algo así hay que ser “coach” o “asesor filosófico” o cualquier otra cosa que nos permita practicar la psicología aplicada prescindiendo de las ataduras deontológicas y, si fuera necesario, sin estar titulado en psicología.

Por lo tanto, y a tenor de todo ello, parece claro que la tendencia a “inventar psicologías” persiste hoy en día; pero quizás ya no movida como antaño por la voluntad de conocimiento, si no por la necesidad de crear tecnología que se pueda colocar en el mercado.

Ningún modelo explicativo de la realidad surgirá jamás del “coaching”, de la misma forma que no surgirá de la psicología del deporte, por la sencilla razón que, los paradigmas fundamentales de la psicología, las variables que afectan a los seres vivos en ese nivel de la conducta, son los mismos, con independencia de donde esos seres vivos desarrollen su historia de relación con el entorno. Es por ello que afirmamos que la psicología es una ciencia básica, los principios de la cual son aplicables a la educación de niños discapacitados, a la organización de módulos de aprendizaje, al alivio de los trastornos emocionales, a la facilitación del rendimiento de personas u organizaciones y a un largo etc…

En definitiva, para ejercer de “coach” es necesario conocer y entender los paradigmas y modelos teóricos básicos de la psicología. Esto es lo que permitirá al profesional llevar a cabo una práctica suficientemente ecléctica y adaptada al ámbito de aplicación, en el lenguaje  y los procedimientos, a favor de la eficacia de su intervención.

Este conocimiento se adquiere, probablemente no de manera suficiente, pero inexcusablemente mediante la obtención del grado de licenciatura en psicología. De otra manera el “coaching” queda reducido a un producto de impacto, un poco esnob, consistente en hacer de psicólogo sin serlo. Tengo entendido que a esto se le denomina intrusismo.

Sin duda alguna mis argumentos parecerán corporativistas, lo cual puede ser debido con toda probabilidad a que son corporativistas. ¿Cómo podría ser de otra manera cuando estamos hablando de personas que intervienen con la pretensión de ayudar a resolver problemas (mayoritariamente de rendimiento personal, laboral y empresarial), bajo premisas como las siguientes?. Por ejemplo: “Aprender consiste en una reformulación de que es lo que hay que aprender para recuperar la alegría, gratitud y paz.[1]

Quizás estaríamos de acuerdo en el hecho que, tan aprendizaje es el que está referido a la adquisición de recursos, como el que está referido a cambios en la perspectiva cognitiva con que evaluamos las situaciones. Ahora bien, tomar el concepto “aprendizaje”, el cual resume la esencia misma de la psicología como nivel funcional cualitativamente diferenciado de la conducta física o fisiológica (la psicología es apremdizaje); y reducirlo a una “reformulación” (concepto difuso sin potencia explicativa alguna), para lograr estados finalistas consistentes en “alegría, gratitud y paz”… Esto se puede calificar de doctrina en el peor de los casos, o de buenos deseos en el mejor, pero en ningún caso de aplicación del conocimiento científico.

Por cierto, retomando brevemente los aspectos corporativos; la formación de un “coach” tiene que estar certificada por algún tipo de academia de “coaching”, la cual tendría que ser preferentemente americana, por aquello que decíamos del “encanto” del producto. Veamos la formación que los “coaches” afirman que deben tener y como definen su rol profesional: ¿Cómo aprenden los “coach”?. Leyendo libros de otras disciplinas como filosofía, espiritualidad, cosmología, ciencia, negocios, literatura de diferentes culturas para evitar la trampa de leer sólo sobre coaching. El coach se constituye en un observador continuamente deslumbrado ante el misterio y la magia que el universo y la vida revelan[2]. ¡Sobran comentarios!.

Hagamos ahora un ejercicio de imaginación y pensemos en lo que representaría la aparición en el mercado laboral del “biocoach”. Una nueva figura destinada a asesorar a individuos, empresas o familias sobre como afrontar las decisiones relativas a la salud. El “biocoach” pertinentemente formado por la correspondiente “academia americana de biocoaching” y con su diploma bajo el brazo, se permitirá atender a sus clientes asesorándolos para que, por supuesto, tomen sus propias decisiones en materia de salud. Por ejemplo: ¿Con que especialista médico debería tratar mi problema, con el endocrino, el experto en nutrición o el psiquiatra?; ¿me sale realmente a cuenta operarme de mi dolencia?; ¿debo vacunarme de la gripe este año?; ¿qué previsiones anuncian los datos epidemiológicos para este otoño?...

Quizás este ejemplo pueda parecer ridículo, pero seguramente al Colegio Oficial de Médicos, encargado de velar por los intereses de la profesión le parecerá algo más que ridículo. Bien, pues esto es el coaching a la psicología.

 

TOMARSE LA VIDA “CON FILOSOFIA”

En mitad de este remolino del “todo vale” llegan al mercado unos nuevos mercaderes. Tratantes expertos de almas confusas. Son los “filósofos prácticos”.

La filosofía práctica se nos presenta como una nueva profesión destinada a dar cobertura al abanico de sofisticadas necesidades del “estado del bien estar”. Los filósofos, o mejor dicho, algunos filósofos, puestos a hacer de asesores de empresas y personas, o bajo cualquier formato lo bastante atractivo para integrarse como productos de una sociedad abocada al consumo de una especie de “sanidad light”.

Los pensadores reclaman su derecho a integrarse en el mundo, aunque quizás sería más propio decir al mercado, ya que los pensadores de gran nivel siempre han estado integrados al mundo.

La intención de la “filosofía práctica” es proporcionar servicios de asesoramiento a todo aquel que precise algún tipo de orientación. Claro que como su formación no los guía por el desarrollo de herramientas aplicadas tendrán que utilizar “tecnologías inusitadas”, como por ejemplo el diálogo socrático (una vez más); y como ellos afirman también el platónico. Lo cual por cierto es lo que hace casi cualquier psicoterapeuta o educador que necesite vencer una predisposición poco dada al cambio, por parte del cliente o paciente.[3]

Así se inaugura una nueva moda, la de la “filosofía aplicada”. Una idea que pretende actuar en la línea de los “gurus” tradicionales que siempre han existido, pero desde el prestigio que les confiere la titulación universitaria como filósofos; y por supuesto sin los riesgos que comporta hablar desde fundamentos científicos, pretendidamente naturales de un nivel de la conducta.

Hablando claro, se trata de irrumpir en el mercado de los aconsejadores sin ninguna sujeción a fundamentos científicos ni  normas deontológicas. Es decir, máxima libertad, mínimo riesgo y nula responsabilidad.

A los filósofos prácticos no les hacen falta los modelos explicativos de la realidad. Para empezar, ya prescinden de Aristóteles, un tipo tal vez demasiado ligado al mundo de los sentidos, demasiado… podríamos decir “naturalista”. Ellos ya tienen bastante con los puntos de vista del “… a mi me parece que…”. Una fuente inagotable de conocimiento, siempre que se pueda referenciar con nombres de pensadores ilustres. Como dice tal o como dice cual…

El mismo concepto de “filosofía aplicada” supone la existencia de una disciplina tan demencialmente contradictoria como lo sería el “pensamiento de la planchistería del automóvil”. Profesión muy respetable, pero que se limita a la aplicación de procedimientos para intervenir resolviendo problemas de cierta inmediatez.

Esto es esencialmente lo que hacen las disciplinas tecnológicas, resolver problemas mediante la utilización del conocimiento generado por la ciencia. No se trata de una tarea fácil; pero esta es la misión de los planchistas de automoción.

No es su misión, en cambio, generar conocimientos científicamente válidos; y por lo tanto no están sujetos a una ética de “búsqueda de la verdad”[4]. Son la física y la química las que buscan los principios básicos para sintetizar nuevos materiales. Y la ingeniería química probablemente hallará procesos de tratamiento del metal susceptibles de ser explotados industrialmente. Pero el planchista dedicado a la automoción “sólo” repara vehículos, a los cuales restablece sus volúmenes y colores originales después de un accidente. ¿Es que quizás no tiene suficiente relevancia social el trabajo del planchista?. ¡Preguntátselo a sus clientes!.

Ahora bien, en el caso de la “filosofía aplicada” nos encontramos con una especie de químicos que hallan en falta el reconocimiento social y probablemente la remuneración económica, que los propietarios de vehículos accidentados dedican a sus “planchistas de cabecera”.

Por ello esos pensadores han decidido que las salidas profesionales de la licenciatura en filosofía y letras quizás son demasiado reducidas o tal vez oscuras, en especial a la vista de las “oportunidades” que presenta nuestra sociedad.

El ego profesional y quizás personal pide un rol de mayor presencia social. Y en una sociedad tecnocrática y de especialistas ser filósofo no parece tener ya la relevancia ni el prestigio de antaño. La filosofía, la reflexión sobre el propio pensamiento, está demasiado alejado de los centros de decisión ejecutiva en empresas e instituciones.

Quizás es por eso que algunos filósofos han decidido tirar la toalla en la tarea de aportar perspectivas y matices en la gestación del propio pensamiento. Podríamos decir que han decidido pasar de intervenir en esta gestación, a intentar influir en la gestión cotidiana del pensamiento.

Constato por lo tanto que al “filósofo aplicado” le es necesario un reconocimiento social que recompense la gran dedicación que su formación le ha exigido; y que ponga de manifiesto aquello que considera su campo de conocimiento. Es decir, ¡todo!.

 Tal como yo lo veo, los filósofos simplemente quieren entrar en el reparto del pastel del mercado de servicios. Podrían haber optado por reparar pequeños electrodomésticos, pasear perros de amos demasiado ocupados o alquilar bicicletas. Pero ninguna de estas actividades parecen bien adaptadas a sus capacidades; y  además son actividades, que al contrario de la dedicación profesional a la psicología, parecen circunscritas en manos de profesionales bien gremializados. La psicología en cambio, eso es otra cosa.

De esta manera pues han pensado que podrían enseñar a pensar a la gente. Y por supuesto, ¿para que limitarse a hacerlo en las aulas o mediante la publicación de textos de filosofía en general?. ¿Por qué no hacerlo de manera individualizada?. Y ¿por qué, en lugar de hacer declaraciones sobre principios, sobre ética o epistemología, no hacer extracción de estos principios de manera adaptada a las dudas e inquietudes que plantea el alumno?. Al fin y al cabo si paga bien, quizás no hay mucha diferencia entre el asesoramiento y las clases particulares.

Y así empiezan a llegar a la idea extravagante de que un “filósofo tenga clientes”. Quizás no lo han pensado suficientemente bien. Quizás deberían considerar que el ejercicio de disciplinas aplicadas, de intervención directa comprenden ciertos riesgos, como les podría explicar Sócrates con su ejemplar vida y muerte. Por cierto, dudo muchísimo que Sócrates, el más aplicado de los filósofos, se hubiera considerado a sí mismo como un comerciante que vendía los productos de su pensamiento crítico. Y también dudo, que si hubiera tenido en cuenta algunas consideraciones éticas sobre su “práctica terapéutica”, hubiera terminado ante una especie de “tribunal profesional de la competencia”, por atribuirse el papel de educador allí donde no lo reclamaban.

Este nuevo enjambre de “pensadores aplicados” se acogen a una interpetación demagógica de la frase de Kant en sus lecciones de ética: “La tarea del intelectual sólo es honrosa cuando comunica sus conocimientos a los otros…[5]

Sostienen que de la misma manera que los conocimientos de un médico no sirven para nada, si el médico no cura; el conocimiento del filósofo no sirve para nada si éste no cura. Y de la misma manera que el médico cura el cuerpo, los filósofos no tienen mejor ocurrencia que “curar la mente”. Para este fin, no se han molestado a preguntar donde estaba la cola de profesionales o pretendidos profesionales que ya se habían auto-otorgado con anterioridad el rol de sanar el alma, empezando por los sacerdotes de los templos de la antigüedad.

Además, dada su claridad de ideas acerca de cual es el territorio de su intervención, esto es: el alma; no hay duda que debe de tratarse de filósofos de orientación racionalista cartesiana. De tal manera que a los empiristas, o a los monistas o a los marxistas, por poner algunos ejemplos, supongo que les estará vedada esta nueva área de trabajo; o quizás debería decir de “negocio”.

Paralelamente y sin percibir la contradicción, estos “filósofos prácticos” pretenden que, en caso de detectar cualquier psicopatología en sus clientes, los derivarán rápidamente a los profesionales adecuados. Este último argumento destinado a apaciguar los ánimos de la clase médica, demasiado poderosa como para enfrentarse a ella, es muy divertido.

En primer lugar, malos filósofos deben ser si no pueden resolver el dilema lógico derivado de la contradicción de pretender curar una alma que, tan pronto como se reconoce enferma, tienen que derivar a otro para que la cure. Por otro lado, esta es la manera de asegurarse un público diana probable consumidor de sus servicios, el de las almas no enfermas, o al menos no diagnosticables como enfermas bajo criterios psiquiátricos.

Ni que decir tiene que, el desconocimiento que los “filósofos aplicados” tienen de la psicología en tanto que ciencia, no sólo es sorprendente, sino que además es querido. De todos sus razonamientos se desprende que en su visión, la psicología sólo es una disciplina tecnológica paramédica. ¡Uno de los “oficios de la salud” que ellos, por supuesto no osarían jamás poner en entredicho!. Si su cliente “asesorado” mostrase signos inconfundiblemente patológicos, entonces lo derivarían a los profesionales adecuados (no especificados). ¿De esta manera esperan eludir las demandas por intrusismo tanto de psicólogos como de psiquiatras?.

Más aún, a su ignorancia sobre la dimensión de la psicología en tanto que ciencia, añaden su desconocimiento sobre la psicopatología. Grave inconveniente me temo, ya que no veo con que criterios pueden contar los filósofos para distinguir entre salud y enfermedad; o entre enfermedad y trastorno. Por ello, cabe sospechar que también atesoran un grave desconocimiento del rol médico de las neurociencias.

¿Puede un filósofo atribuir o descartar patología en base a sus conocimientos de la conducta humana?. Y no me refiero sólo a la identificación descriptiva de la sintomatología cognitiva, emocional o conductual relevante que pueda presentar el cliente. Al fin y al cabo cualquiera puede apreciar si alguien está muy nervioso, o demasiado triste sin que aparentemente le pase nada; o bien si dice cosas incoherentes. A lo que me refiero es a la comprensión de las relaciones funcionales entre variables, que confluyen en todas sus manifestaciones: en el curso del pensamiento, en sus hábitos, en su estado de ánimo y también en la presencia de síntomas somáticos concomitantes.

Ninguna escuela filosófica propone una teoría suficientemente válida de la conducta a nivel psicológico. Es lógico, por la sencilla razón que no es este el cometido de la filosofía. La psicología ha tardado décadas en presentar modelos teóricos aceptables como conocimiento científico, en la medida que se basan en experiencias controladas y replicables poniendo en juego variables mesurables y definidas operativamente.

Antes que esto sucediera, la psicología seguía siendo una parte de la filosofía; y las titulaciones y planes de estudio daban testimonio de ello. Pero la fenomenología y la introspección, el “… a mi me parece que…” , dejaron de ser herramientas válidas para acceder a “adivinar” el funcionamiento del “fantasma mental” que habita la “máquina orgánica”, el cuerpo.

Sin embargo, en la historia del conocimiento, como en la historia misma, el péndulo parece volver hacia atrás. Al conductismo riguroso, que no podía dar respuesta a todos los paradigmas de conducta, le siguieron las aproximaciones cognitivas. Un puñado de modelos parciales empezaron a “iluminar” los “procesos cognitivos”[6], los cuales pronto pasaron a constituir una nueva forma de mentalismo.

Así parece como si el mentalismo decimonónico hubiera vuelto a la carga con las propuestas de los filósofos. ¡Precisamente los filósofos cuyas aproximaciones teóricas están basadas en la conducta emergente desde entes intagibles y sobrenaturales!. Formas de acceder al conocimiento mitológicas, descendentes en general de la tradición desde Platón hasta Freud.

En conclusión , los filósofos no necesitan de ninguna teoría de la conducta para intervenir. Ellos niegan ser terapeutas en base al débil argumento que, sólo facilitan que el cliente halle las soluciones por sí mismo. Como si el principio de actuación de los psicólogos sólo consistiera en el simple: “… jo te digo lo que tienes que hacer y tu lo haces…”.

Como si fueran los procedimientos aquello que otorga a una intervención categoría de terapia o categoría de simple asesoramiento. ¡Pues no!. Lo que define la categoría de la intervención es aquello que conocemos, como los objetivos de la misma.

Al final los “filósofos prácticos” sólo pretenden que la gente vaya a hablar con ellos; ¡cosa que por supuesto no les hará daño alguno!. Quizás sus comentarios y sus puntos de vista puedan llegar a ser de ayuda. ¿Quien sabe?.

Los psicólogos que trabajan en el campo aplicado, al igual que los médicos y los abogados, no siempre consiguen los objetivos, pero en la ética profesional de su servicio queda incluida la responsabilidad, no sólo de intentar conseguir los objetivos, si no incluso de intentar definirlos correctamente con el cliente. En cambio para “coachs”, “filósofos prácticos”, “epistemólogos aplicados”, “asesores personales” y “gurus espirituales” en general el compromiso se reduce a escuchar, opinar y por supuesto cobrar la sesión.

 

 

 

 

 

 


[1] Naughton, C. (2003).  Coaching es desaprender y reaprender. Full informatiu del C.O.P.C. Desembre, pp:8-9

[2] Naughton, C. (2003).  Coaching es desaprender y reaprender. Full informatiu del C.O.P.C. Desembre, pp:8-9

[3] Las personas frecuentemente no se hallan dispuestas a afrontar un cambio en su conducta, a pesar de reconocer los inconvenientes de mantener esa conducta. Esto comporta una serie de maniobras de resistencia ante las propuestas de los terapeutas y educadores, los cuales necesitan recursos para la sugestión de los clientes – pacientes. Esto recursos, por supuesto no se limitan un estílo de diálogo socrático. Se recomienda consultar:

  • Prochaska, J.O. y Marcus, B.H. (1994). The transtheoretical model: Applications to exercise. En Rod K. Dishman (Ed.) Advances in exercise adherence. Champaing, Illinois: Human Kinetics.
  • Nardone, G. y  Salvini, A. (2006) El diálogo estratégico. Barcelona: RBA Integral.

[4] Lejos de acudir a las obras de los grandes nombres de la metodología de la ciencia como Bertrand Rusell o Claude Bernard, se aconseja ilustrar brevemente lo que representa este concepto consultando la editorial que el Dr. Josep Roca presenta en el nº76 (2004) de la revista dedicada a la educación física, “Apunts”. Editada por el Instituto Nacional de Educación Física de Barcelona.

[5] Kant, I. (2002). Lecciones de ética. Barcelona: Editorial Crítica

[6] Se recomienda especialmente diirigirse a: Roca, J. (2001). Sobre el concepto “proceso” cognitivo. Acta Comportamentalia 9, pp.21-30